Repartidor quedó asombrado después de que la comida que llevaba desapareciera de repente

Roseilson Melo quedó completamente asombrado luego de que darse cuenta de que la entrega desapareció de repente de su mochila

Publicidad

Roseilson Melo salió del restaurante donde trabaja en Mocajuba, Brasil, como cualquier otro día normal para hacer unas entregas a domicilio, pero nunca imaginó la sorpresa que se llevaría ese día, ni que el responsable de su desconcierto sería un perro.

El hombre empacó la comida en su mochila térmica y se dirigió en su motocicleta a hacer la entrega, pero cuando Roseilson llegó a la casa, dejó la mochila abierta, y no se dio cuenta de lo que pasaría después.

El repartidor llamó a la puerta para hacer su entrega y mientras eso ocurría, un perro muy astuto y curioso del olor a comida que salía de la bolsa que acababa de caer al suelo, la tomó con su hocico y se fue del lugar, aprovechando que el repartidor le diera la espalda. Cuando Roseilson fue por la comida, esta había desaparecido de manera misteriosa.

Repartidor está asombrado de que la comida desapareciera

Publicidad

Tharles Costa, el dueño del restaurante “Delícias de Francisca”, dice que el repartidor fue “robado” cuando acudió al intercomunicador para llamar al cliente. Sin saber el paradero de la comida, Roseilson no pudo explicar el motivo de la desaparición de esta.

Tharles dijo a G1:

“El cliente no creía que la comida se había ido. El repartidor llegó [de regreso] aquí desconcertado, sin saber qué hacer. Decidimos ir al lugar y preguntar por el video de las cámaras de seguridad, [y] ahí fue cuando vimos todo lo que pasó”.

Repartidor y el perro
Instagram/ delicias_de_francisca

Por fortuna, todos se tomaron el asunto con humor, e incluso el video se hizo viral en las redes sociales. Y luego de todo el alboroto, dieron con el paradero del perro que fue muy bien recibido, y que además tiene familia.

Publicidad

Efectivamente, el perro no iba a dejar pasar una oportunidad tan sabrosa como la que le acaba de ocurrir, y solamente usó la lógica típica de cualquier perro, que una vez que la comida cae al suelo, esta le pertenece.

Historias recientes