Gatitos acogidos por una familia deciden dormir la siesta en cada regazo que encuentran

Estos adorables gatitos acogidos por una familia disfrutan tomar la siesta en cada regazo que encuentran disponible

Publicidad

El centro de rescate de animales Mini Cat Town, ubicado en San José, California, recibió información acerca de una camada de cuatro gatitos que necesitaban con urgencia cuidado de acogida, eran muy pequeños y requerían de alimentación complementaria para salir adelante.

La gatita llamada Cinna, tuvo algunas dificultades para comer de la botella, mientras que el resto de sus hermanos llamados Finnick, Primrose y Rue, tomaron sus alimentos y su nueva vida como todos unos campeones.

Laura Malone, directora del centro de rescate, le dijo a Love Meow:

«Fueron llevados al refugio (de la ciudad) como huérfanos a la semana y media de edad. huérfanos no destetados requieren experiencia con biberón, que es menos abundante, así que los tomamos primero».

Gatitos duermen la siesta en cada regazo que encuentran

Gatitos acogidos por una familia
Instagram/ fosterkittyfamily

Laura se dedicó a alimentar a los 4 felinos durante todo el día, los limpió con amor a todos y los dejó descansar en un nido cálido y cómodo.

Publicidad

La voluntaria cuenta:

«Durante unos dos días, Cinna no aumentó mucho de peso y no estaba exactamente prosperando. Pero terminó avanzando y finalmente descubrió cómo comer».

Gatitos juegan con su humano
Instagram/ fosterkittyfamily

Los gatitos disfrutaban dormir la siesta y se acomodaban juntos en su cama o uno encima del otro. Cuando tuvieron la fuerza para usar sus piernas para caminar, comenzaron a explorar su nuevo hogar y se volvieron cada vez más exigentes con la atención que deseaban de sus humanos, incluso el esposo de Laura estuvo encantado de ofrecer una mano amiga para consentir a los felinos.


Laura cuenta:

«Cuando llegaron por primera vez, se dormían inmediatamente después de comer. Estaba claro que todos estaban un poco mal. Ahora, juegan después de cada comida. Es bueno verlos activos y juguetones».

Gatito naranja en el bolsillo de un saco
Instagram/ fosterkittyfamily
Publicidad

El hombre le dio a cada uno de los gatitos una adorable sesión de abrazos y a cambio, recibió de Finnick un poco de apoyo, ya que el felino se acurrucó cómodamente en su bolsillo durante sus reuniones de trabajo.

En tres semanas, alcanzaron la libra de peso, y cuando fueron lo suficientemente grandes para dejar el biberón, Finnick y Cinna empezaron a comer comida enlatada con éxito, mientras que Rue y Primrose tenían curiosidad, pero se tomaron su tiempo.

Gatitos rescatados
Instagram/ fosterkittyfamily

Tan pronto como los cuatro gatitos descubrieron la agilidad de sus piernas, encontraron sus nuevos lugares favoritos para tomar la siesta. Disfrutaban de cualquier regazo tibio y amoroso que encontraran y se dormían de inmediato.

En unas pocas semanas más, la camada estará lista para iniciar un nuevo y definitivo capítulo en sus vidas al encontrar sus hogares definitivos, donde tendrán un regazo cálido para dormir y una familia amorosa.

Historias recientes